# # # # # #

¿Quieres ser padrino de un niño ANIQUEM?

# # #

Dicen que poder ver la sonrisa de un niño es el mejor regalo de amor, de magia y de luz de este mundo. ¿Por qué? Porque cuando un niño se divierte, se siente bien y se sabe querido, es capaz de iluminar al resto de la humanidad guiñandole un ojo a la esperanza.

Nosotros vemos esas tiernas sonrisas, todos los días, en el patio de ANIQUEM y eso ¡es un privilegio! Los pequeños vienen acompañados de sus padres desde lugares muy lejanos, tomados de la manito y muy felices porque saben que se encontrarán con sus amigos, con los terapistas y doctores. También jugarán con nuevos amiguitos, mientras sus padres intercambian experiencias entre ellos, algo muy valioso que rescatar y que los ayuda a crecer a ambos.

El tratamiento que recibe Josué, Tamara, Ruth y otros niños es intenso y largo, imposible de ser cubierto por sus familias. Por lo que, gracias al apoyo de empresas, personas individuales o grupos de amigos, logramos atenderlos. ¿Te animas a sumarte al programa de padrinos y pertenecer a la familia ANIQUEM?

Con tu ayuda, muchos niños podrán continuar con su tratamiento integral gratuito y lo mejor es que podrás ser testigo de sus sonrisas y logros. Para sumarte, escríbenos a crodriguez@aniquem.org, donde gustosos te enviaremos la información detallada de los casos que han sido seleccionados cuidadosamente por nuestra Área de Servicio Social.

Comentarios

Déjanos tus Comentarios